Vodka con Coca Cola 

“Tu no estás extremadamente gorda, tú eres llenita” Con ese cumplido lleno de alegría y coquetería me abofetearon en la noche del martes.
A pesar de haber recibido decenas, no, decenas no, cientos de cumplidos por lo joven que me veo. Viene éste y me sale con estas cosas.

Yo sé que estoy un poco pasada de peso, pero tampoco es para tanto… Mientras yo me creía una mamacita, aunque la verdad es que me veía como una mamasota regordota.

Al final de la noche en la discoteca conseguimos nuevos amigos. Unos gringos de Tenneessee extraños, medios monos, pero muy divertidos.
Rondan las tres de la mañana, un letrero lee que habrá una fiesta de espuma. Comento el suceso, una cosa da a la otra y termino apostando que si pierdo, nadaré en la playa de noche.

Al día siguiente, me levanto temprano corro al buffet y luego participó de todos los eventos. Me encuentro con mi nuevo amigo sonrío con la coquetería a la máxima potencia y con aires de altivismo y seguridad señalo un letrero gigante que ondea en medio de la piscina “Foam Party at 4pm”. El arqueó ceja, seguido de un lo creeré cuando lo vea.

Risa, alcohol, juegos, más risas y obviamente más alcohol… Nos sorprende las cuatro de la tarde no hay señales de espuma, cuatro y media al fin llega la máquina… 3, 2… “Lo sentimos pero la máquina se daño posponemos la fiesta para el sábado”.

No tenía un espejo, pero mi cara de coraje, frustración y asco al saber que tendría que nadar en una playa llena de algas en la noche, debió haber sido “priceless”. De sólo recordarlo me da cosa.

Llegó la noche, fuimos a la disco me encontré con otras amistades… Entre el baile y el alcohol, solo pensaba en lo que me esperaba en un par de horas.

Para mi sorpresa mi amigo el gringo Colora’o, alto y grandote (no por musculoso, sino por chubby, pero el cute way, parecía el osito de Suavitel) con el que hice la apuesta… Ese mismo, había logrado sacar a bailar a una rusa, delgada, ebria, bonita… ok, ok, ok, MUY BONITA, toda una jevota.

Mientras yo la chaparra cute, caribeña, simpática que estaba lista para tirarse a la playa apestosa por un flirteo, había quedado en el olvido.

¿Quién? ¿Dónde? ¿Te conozco? La sangre me hirvió, abrí los orificios de la nariz como si fuera un toro, se quebró mi corazón y dije: “Here we go again”.

Esto es increíble, lo mal que mi estrategia de conquista… ”

Bartender Vodka con Coca Cola por favor”.

Ugh GIF - Find & Share on GIPHY